miércoles, 11 de octubre de 2017

LA POESÍA ESTÁ EN EL VIENTO, PASEANDO


EN EL ÚLTIMO BAR

Y qué pasó
entonces.

Pasó una mujer.

Pero qué pasó,

Que era
de las que nunca
terminan
de pasar.

Karmelo C. Iribarren

1 comentario:

  1. Quedaros con todo lo demás, yo estoy de paso, pero nunca dejo de pasar. Los tejados con flores se cayeron al suelo... Las flores siguen creciendo y el sol pasa cada día sobre ellas.

    ResponderEliminar